El síndrome «para después de verano»

Si lo prefieres puedes escucharlo en iTunesiVoox o Spotify

después de verano

Episodio 024 Emprendimiento & Éxito. El podcast para emprendedores digitales

Nuevo episodio del podcast. ¿Qué te pareció el episodio anterior en el que hablábamos de las 9 estrategias probadas para generar visibilidad online? Si no has tenido ocasión, te lo dejo aquí.

¿Realmente son necesarias las vacaciones? ¿Son un invento de los ricos como dicen algunos? ¿Es normal esa bajada de trabajo durante toda la época estival de la manera en la que se hace?…

Hoy vengo a compartir contigo todas esas dudas y más que me asaltan cada vez que llega el verano.

Un emprendedor de éxito no puede plantearse su trabajo con la misma mentalidad que nos han inculcado y es preciso evolucionar en todo, incluida la forma de afrontar las vacaciones. ¿Y si en vez de vacaciones son pequeños retiros? ¿Y si no es tan cierto todo lo que se habla de la desconexión? ¿Y si…?

¿Preparado? ¡Pues dale al play!

Notas del episodio

Artículo No sé que hacer con mi vida

Artículo Cómo descubrir a qué quieres dedicarte y ser feliz en tu profesión

Transcripción del episodio

«Lo vemos después de verano»

¿te resulta familiar esa afirmación? Hayas trabajado por cuenta ajena o sea por tu cuenta estoy convencido que en muchas ocasiones puedes haberlo escuchado.

¿Después de verano?

Hace unos días empezó el verano.

Algo más de 3 meses decían que va a durar. 94 días exactos si no me equivoco

Aunque a alguien como a mí, que me gusta tanto el calorcito, pueda parecerle pocos días… ¡No lo son!

Pero bueno, como todo en esta vida, es relativo. Si eso a lo que decimos “lo vemos después de verano” es un proyecto de trabajo, puede que sea demasiado tiempo, ¿no crees?

Pues esta es la frase más típica que he escuchado en los últimos años cuando llegan estas fechas.

¿Tan profesionales somos que “cerramos” todo el verano?

No seré yo el que diga que unas vacaciones no son buenas, ¡son muy buenas y necesarias!

Ni seré yo el que diga que no hay que desconectar durante al menos unos días.

Aunque haya muchos que opinan que hay que estar “conectado” siempre o que no se puede (ni se debe) dejar completamente de lado el trabajo ningún día del año. Que además, si te dedicas a tu pasión, no necesitas ese desconectar.

Y quizá sea cierto, pero yo me refiero a poder realmente conectar con otras actividades, eventos, momentos, situaciones… y para eso es necesario dejar a un lado esa conexión del trabajo.

De hecho, seguro que tú también tienes la imagen de la típica persona en la playa con un portátil o teléfono en mano gestionando a voces inconvenientes que no puede solucionar, porque ese día ha llevado su “oficina” a la tumbona de la playa y el portátil tiene arena hasta en las teclas que ya ni tienen…

¡No sé dónde está el beneficio! ¡Ni trabajas ni disfrutas del día en la playa!

Si ya lo dicen… ¡o a setas o a rolex!

Pero entre no desconectar ni un día y desconectar todo el verano… ¡hay un término medio! ¿No?

Cuando trabajaba como técnico de formación, a parte por el motivo más que claro de que cuando se acaba el año lectivo todo el mundo de la formación se resiente, no hubo un solo año en el que no escuchase esa frase de “para después de verano”.

Incluso en vez de aprovechar esa temporada de menos carga de trabajo en general, la situación era toda la contraria, era jorobadísimo conseguir desde junio que alguien no prefiriese dejarlo mínimo para septiembre.

Además, el primer año, aunque empecé con una beca de la Universidad de Salamanca y no había opción a vacaciones, las tuve porque la empresa directamente cerró una semana de agosto. Salía más caro tener abierto que cerrar y no atender a nadie.

Pero claro, que en agosto se para medio mundo, al menos en España, a excepción eso sí del sector servicios… lleva siendo así desde que yo tengo recuerdo.

El problema es cuando la frase de “lo vemos después de verano” se escucha desde mediados de junio a mediados de septiembre.

Lo de alargarlo hasta la mitad de septiembre con más motivo aún si vives en Salamanca, como un afortunado servidor, y desde el 7 de septiembre hasta mediados puedes disfrutar de las fiestas de la ciudad 🙂

¿Trabajamos de octubre a mayo para poder medio trabajar de junio a septiembre?

Soy de los que opina que todos deberíamos poder trabajar en lo que nos gusta. De hecho, como tantas veces habrás oído que decía Confucio: “Elige un trabajo que te guste y nunca tendrás que trabajar ni un solo día”.

¿Será ese el motivo por el que bajamos el rendimiento de esa manera en esos meses? ¿No nos gusta nuestro trabajo y como son las fechas de mayores vacaciones aprovechamos para dilatar los proyectos y trabajos?

[ABRO PARÉNTESIS]

No sé si ese será motivo generalizado, lo cual dudo, pero si es tu caso, te invito a que te replantees tu futuro laboral, porque si no te gusta lo que haces, tu felicidad se tornará complicada.

En el blog encontrarás artículos que pueden ayudarte a reflexionar sobre lo que deseas, profesional y personalmente, y cómo conseguirlo.

Te recomiendo de primeras uno sobre “No sé qué hacer con mi vida” que te dejaré en las notas del artículo que acompaña este episodio. Y si puedo ayudarte, no dudes en contactar conmigo.

Vale, después de hacer este pequeño paréntesis continúo. No quiero que si estás escuchando este episodio y estás dentro de ese colectivo de personas no tengas ayuda para empezar a solucionarlo.

[CIERRO PARÉNTESIS]

Volviendo a lo anterior, el caso es que son prácticamente tres meses en los que las empresas, sea por estar ya establecido por costumbres pasadas o por ganas de relajar, bajan el rendimiento (y con ello todos los profesionales que estamos en ellas) de una manera en muchos casos innecesaria.

De esta forma, proyectos totalmente viables, trabajos fructíferos, relaciones profesionales… se quedan en el tintero sin un motivo real de peso.

Y quizá, simplemente como decía, por costumbres ya preestablecidas porque siempre se ha hecho así, o lo que es peor, porque la mayoría seguimos llevando a cabo trabajos que no nos gustan y en cuanto podemos, intentamos hacerle trampas a la vida.

Pues dejemos de actuar de esa manera, que la mayoría de los profesionales, aunque nos escueza, no nos lo podemos permitir.

No admitas perder una nueva relación profesional o laboral que se esfumará simplemente porque es verano. O relegues a “después del verano” cualquier proyecto que podría llegar a buen puerto solo porque… ¿bueno, en realidad por qué? porque hace más calor????

De siempre lo hemos escuchado, en el término medio está la virtud. Y en este caso, ¿por qué no?

¿Vacaciones? ¡Por supuesto!

¿Desconexión y relajación para recargar las pilas? Totalmente de acuerdo y necesario.

¿A quien no le gusta tener unos días para poder hacer otro tipo de cosas que a diario no puedes realizar?

Es verdad que hay quien dice que las vacaciones es algo que se inventaron los ricos para los pobres y que ellos no tienen vacaciones.

De hecho, lo que sí es cierto es que por lo general no se van de vacaciones sino que cada poco tienen pequeños retiros, aprovechan unos días… pero no desconectan un montón de días y en este caso sí considero que porque no lo necesitan.

Están enfocados en un proyecto, un negocio que realmente les gusta y no necesitan esa desconexión que parece que la mayoría de la sociedad precisamos.

Por eso es tan importante dedicarte a aquello que realmente llevas dentro, pero por supuesto, eso no implica que no tengas días de relax, de hacer otro tipo de tareas, pequeños retiros…

Pero de ahí a casi 3 meses de bajón y semidesconexión (si es que no es desconexión entera)… No puede ser una buena manera de enfocar el trabajo ¿no crees?

Además, si lo quieres y necesitas, es muy probable que sea porque no estés a gusto con lo que haces, así que recuerda el paréntesis de antes.

Bueno, el caso es que somos así. Hay gente para todo y cada uno tiene su punto de vista. Totalmente respetable, ¿eh?

Para mí, es preciso que no intentemos desligar vida personal y profesional, más que nada porque es imposible, pero eso daría para todo otro episodio.

Si quieres disfrutar de tu trabajo y no necesitar una desconexión a la antigua usanza, lo mejor es que redescubras realmente eso que llevas dentro de ti y como otras veces te digo, lo pongas al servicio de los demás.

Eso sí… Ésta es solo mi opinión. ¡Lee, (escucha este podcast 😉 ) contrasta y crea la tuya! 😉

¡Compártelo en las redes sociales!

COMPARTE MI POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario

Responsable » Fernando González Guaza (servidor)
Finalidad » enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte para tu emprendimiento.
Legitimación » tu consentimiento. Es decir, que estás de acuerdo.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active campaign (proveedor de email marketing de Iniciatumarketing) fuera de la UE en EEUU. Active campaign está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Active campaign. (https://help.activecampaign.com/hc/en-us/articles/218789997-Priva).
Derechos » Tienes el derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en el momento que quieras.