Cuando la oposición es (o no) una buena salida laboral

Hace unos días se realizaban de nuevo oposiciones de magisterio en toda Castilla y León (España).

Algunos de mis amigos son profesores o maestros y aunque la mayoría ya tiene su trabajo desde hace bastante tiempo todavía algunos, incluso a pesar de haber aprobado ya la oposición, sigue presentándose porque no tiene plaza fija.

¡Y luego dicen que ser profesor es fácil!

El caso es que, ¿qué puede hacer un grupo de amigos dadas esas circunstancias?.

¡Acertaste! Arreglar el mundo hablando de las oposiciones.

Antes de seguir, y aunque esto que te voy a comentar seguro que ya lo viviste en tus propias carnes cientos de veces y sabes que es mejor así… Hablar de temas espinosos a partir de las 11 de la noche, después de tomar alguna cervecilla… ¡Como que no es hacerlo “en frío” por así decirlo!

Aun así, estábamos un grupo de personas muy comedido por lo que la sangre no llegó al río, pero los temas serios, escabrosos… mejor para el comienzo del día que no por la noche en ese tipo de circunstancias. 😉

A arreglar el mundo

La verdad es que no sé si solo somos los españoles, pero cuando nos juntamos un grupo somos muy buenos para “arreglar el mundo”.

En un momento pusimos sobre la mesa aspectos del sistema educativo, de la forma en que se realizan las oposiciones de magisterio, las trabas burocráticas, las falsas creencias respecto al profesorado, la buena y mala vida del funcionario (y del trabajador de la empresa privada)…

¡Vamos, casi nada lo que hablamos! Bueno, y casi nada (literalmente) lo que arreglamos, claro está. Jaja.

Bueno, ya te he contado mucho de mi día y seguro que si has llegado leyendo hasta aquí puedes estar esperando algo más que eso.

Antes de seguir, y aunque yo soy crítico con el sistema educativo, porque me parece que hace aguas por todas partes, quiero dejar claro mi apoyo al profesorado, en concreto a todos aquellos profesores, educadores, maestros… que se dejan día a día la vida en crear un mundo mejor con su trabajo.

Si te cuento todo esto es porque después de esa vivencia comprendí que a día de hoy seguimos teniendo creencias falsas respecto a algunas cuestiones del día a día. Al menos desde mi entender.

#1. El funcionario vago

Me da mucha rabia cada vez que escucho ¡qué bien viven los profesores!

Además, muchas veces escucho que la culpa la tienen los profesores que son unos vagos porque son funcionarios, (funcionario en este país en el diccionario de muchos significa vago) que se acomodan en su plaza y no hacen nada.

Encima, a partir del segundo año que por lo general ya tienen su plaza fija… ¡a vivir como Dios! (literalmente lo habré escuchado… miles de veces).

Como te digo, tengo amigos y amigas que trabajan en el sistema público como profesores y maestros y trabajan más que muchas otras personas que conozco en la empresa privada. Preparan en casa materiales, hacen cursos continuamente y se “reciclan”… Ni por ser profesor se es vago ni por ser funcionario tampoco.

Eso me recuerda mucho a lo de que el dinero es malo y corrompe.

Además, ¿de verdad es comparable lo que hace una persona con 30 niños de 6 años que comienzan la fase escolar obligatoria con otro que dirige una sección de una hidroeléctrica? Cada uno tiene sus funciones, sus responsabilidades, sus capacidades, sus vacaciones, sus horarios, sus dificultades, sus estresores… ¡Dejemos de comparar por comparar!

Si lo he puesto como punto 1 es porque siento que hay una falta de respecto general al profesorado (y si es público para que contar…) y quiero romper una lanza a favor de tantas personas que conozco que gracias a su labor están creando un mundo mejor.

#2. El culpable no es el profesor

El educador tiene su parte de responsabilidad en el sistema educativo, eso vaya por delante, pero hay una diferencia entre ser responsable y ser culpable.

El primer lugar por el que falla el sistema educativo es por la parte alta. No voy a entrar en si es adrede o no el que la educación pública cada vez sea más desastrosa, aunque parece que sí lo es por determinados actos.

Lo que sí tengo claro es que poner a gestionar algo de tan vital importancia a personas que no saben ni lo que es la educación… esa no puede ser la solución.

Y si además le sumas que a quien está arriba lo único que le interesa es el dinero, llevarle la contraria al anterior que estuvo arriba, mantener un sistema que sigue siendo como una fábrica de alumnos iguales preparados para un mercado laboral que ya ni existe…

Pero la culpa la tienen los profesores, ¿no?

#3. La oposición como “salida”

Antes de que llegase ese día ya había leído en el periódico la cantidad de personas que se presentaban por un plaza, algún informe de como aún a día de hoy buscamos la salida de la oposición pública para asegurarnos el futuro

Pensar que algún trabajo es seguro es como creer a día de hoy que la tierra es plana. ¿Alguien puede asegurarte algo de aquí a 30 años? Vivimos en plena incertidumbre así que hacer oposiciones simplemente por seguridad… ¡mal asunto!

Evidentemente siempre ha sido una opción más, pero no debe ser «la salida». Si deseas ser profesor existen la opción pública y la privada, pero al igual que si deseas ser abogado, arquitecto…

Sin duda, por lo general, ser funcionario ha tenido una seguridad mayor que estar en una empresa privada pero de nuevo te lo pregunto, ¿realmente crees que alguien puede asegurarte un trabajo (o cualquier otra cosa) de aquí a 30 años?

Que se lo pregunten a todos los funcionarios que hacen años le quitaron una paga extra segura y todavía se la están devolviendo, ¿no?

#4. La vocación no es lo más importante

En relación a lo anterior llegamos a la vocación. Conozco profesores que sienten devoción por lo que hacen, tengo un amigo que desde que lo conozco lleva desviviéndose por la educación, tanto como trabajo como por voluntariado, y así sigue siendo a día de hoy.

Para mí es un lujo que la educación pública pueda contar con personas como él.

Pero también conozco personas que hicieron una oposición o siguen haciéndola por conseguir un trabajo seguro. Y lo respeto, pero si realmente no es tu misión y no te sale de dentro… ¡No lo hagas!

¿A ti te gustaría que el profesional que contrates esté más pendiente de cobrarte que de hacer bien su trabajo porque por lo único que lo hace es para ganarse la vida y le da igual si sale mejor o peor?

Independientemente de que sea el fontanero que te arregla el lavabo, el cocinero del restaurante al que vas o el cirujano que te va a operar de la rodilla. ¡Todos querríamos a un profesional cualificado que siente pasión y se desvive por su trabajo!.

Pues si no es el caso, ¡tú tampoco lo hagas! Si lo que haces no es tu vocación… ¡Descubre cuál es la tuya y dedícate a ello!

Se podría hablar horas

La educación da para hablar largo y tendido y si lo unimos a la vocación… Seguro que juntos tendríamos para irnos a tomar un café y charlar durante horas. Así que si quieres darme tu opinión, como siempre te invito a que lo hagas en los comentarios.

Eso sí, por encima de todo, recuerda que tienes talento dentro de ti, aunque el sistema educativo por el que hemos pasado no haya primado el descubrimiento del mismo, pero lo tienes, ¡ni lo dudes!

Si te cuesta descubrirlo puedes empezar si quieres por descargarte gratis el ebook “7 ideas que me llevaron a descubrir mi vocación” y luego contarme cómo puedo ayudarte! 😉

COMPARTE MI POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

2 comentarios en “Cuando la oposición es (o no) una buena salida laboral”

  1. Hola soy Lali!
    Maestra de Educación infantil en la escuela pública .Me encanta mi trabajo pero es agotador. A veces a cuando ya estoy en casa continuo pensando en cosas del colegio, que no he podido preparar o me he olvidado de decir alguna cosa a las mamas o papas, …. Sí que es verdad que tenemos más vacaciones en verano y en navidades, pero generalmente como bien dices estamos preparando materiales, o haciendo cursillos, incluso algunos amigos en verano se van alguna ONG hacer de maestros.
    Yo tengo clara mi vocación pero quiero mejorar como persona y ser más eficiente en mi trabajo y poder orientar a mis alumnos y alumnas en su descubrimiento para que tengan ganas de aprender.

    • ¡Hola Lali!
      Hay muchos estereotipos respecto al profesorado y también demasiados prejuicios. Los maestros y profesores realizan una labor vital para la sociedad y si bien existen los que estudian una oposición como mera salida laboral sin vocación, hay muchos otros (como es tu caso) que trabajáis para ayudar a los niños a manifestar la esencia con la que nacen.
      Para poder ayudar mejor, tal y como comentas, hay que seguir creciendo como personas, pues cuanto mayor es nuestro desarrollo personal más podemos aportar al mundo.
      ¡Muchas gracias por compartir tu opinión!
      Sigue ayudando, como haces, a construir un mundo mejor! 🙂

Deja un comentario

Responsable » Fernando González Guaza (servidor)
Finalidad » enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte para tu emprendimiento.
Legitimación » tu consentimiento. Es decir, que estás de acuerdo.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active campaign (proveedor de email marketing de Iniciatumarketing) fuera de la UE en EEUU. Active campaign está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Active campaign. (https://help.activecampaign.com/hc/en-us/articles/218789997-Priva).
Derechos » Tienes el derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en el momento que quieras.