Cómo hacer un buen elevator pitch

Elevator pitch o elevator speech

30 segundos vitales en el mundo laboral.

Y digo laboral porque, aunque hay muy poco interés en la mayoría de las personas respecto al elevator pitch, todos deberíamos tener el nuestro preparado.

Existe cierta idea de que este tipo de presentación solo puede ser para directivos de empresas pero en realidad todos somos profesionales que, de una manera u otra, ofrecemos servicios, productos…

Cualquier emprendedor debería tener preparada una explicación de su negocio y todos deberíamos saber cómo hacer un buen elevator pitch.

A la mayoría de los profesionales cuando nos preguntan “oye, y tú, ¿a qué te dedicas?” se nos hace un nudo en la garganta pensando cómo expresarlo y empezamos un sinfín de explicaciones que aburren a la otra persona y hacen que en muchas ocasiones no lo entiendan…

Nunca sabes dónde puedes encontrar un nuevo cliente, un posible colaborador… Así que te invito a que sigas leyendo cómo hacer un buen elevator pitch, porque te interesa.

Qué es en realidad un elevator pitch

El elevator pitch hace referencia a esa posible conversación de ascensor en la que, en un periodo aproximado de unos 30 segundos (lo que duraría un viaje en ascensor), deberías conseguir atraer el interés de un colaborador, posible cliente, inversor… para conseguir una reunión.

De una manera más coloquial, no es más que esa presentación breve, que se utiliza en diferentes momentos, como son los eventos de networking, para dar a conocer nuestra empresa, producto, servicio…

Existe cierta confusión en torno al hecho de conseguir una venta, pero el propósito del elevator pitch no es vender, sino lograr esa entrevista o reunión en la que poder explicar a fondo tu proyecto, servicio, producto…

Seth-Godin

En 30 segundos es prácticamente imposible conseguir que una persona desconocida pueda comprar lo que tú ofreces, pero con práctica, en esos 30 segundos es más que probable lograr ese encuentro posterior. Por eso es importante que sepas cómo hacer un buen elevator pitch.

Fases del elevator pitch

Aunque es posible que encuentres otras opciones, ya que hay disparidad de criterios, en mi opinión, las podemos dividir en tres:

» ¿Quién eres?

» ¿Qué haces?

» ¿Por qué tú?

Es en esas tres partes en las que debes explicar lo siguiente:

#1. Presentación

En esos breves segundos del principio debes atraer la atención de la otra persona. Conciso, llamativo e interesante.

#2. Qué necesidad resuelves

En este apartado se incluyen otros tres apartados importantísimos:

Qué haces: es decir, que necesidad resuelves. Evidentemente, tendrás que solucionar un problema para que puedas interesarle a alguien. ¿Quiénes serían tus clientes y cuál tu mercado?

Cómo lo haces: bien, ya sabe la otra persona qué es lo que haces, pero… ¿cómo? Cuál es tu método, o dicho de otro modo, en qué consiste tu solución, sin entrar en detalles (recuerda que son unos 30 segundos).

Qué necesitas: por lo general, éste es el punto crítico del elevator pitch, puesto que explica una carencia o necesidad que tienes y has de decirlo claramente y sin vergüenza. ¿De qué recurso no dispones todavía para llevar a cabo tu proyecto?

#3. ¿Y tú por qué?

La última parte del elevator pitch dedícala a explicar escuetamente qué te hace a ti la persona indicada. Es decir, qué beneficio aportas tú mejor que otros.

Puede ser por la experiencia que aportas, por ejemplo, como por las garantías que ofreces en caso de que no tengas esa experiencia tan dilatada.

Una vez que has hecho esas tres partes, llega ese momento que pocas veces incluimos, la llamada a la acción.

No dejes que el silencio mate todo el trabajo anterior. Llama a la acción.

Todo esto lo has hecho por algo, conseguir un siguiente encuentro, así que no tengas miedo y pídelo.

Preparación. Cómo hacer un buen elevator pitch

Evidentemente, todo esto hay que prepararlo. No sirve dejarlo a la improvisación.

En primer lugar, prepara un guion en una hoja en blanco con las partes que te he comentado antes: quién eres, qué haces y por qué tú.

Hazlo en un folio o en tu editor de texto, pero prepárate para luego borrar, tachar, modificar…

Escribe todo lo que sea relativo a las partes de las que te hablaba.

¿Ya? Pues es hora de leerlo en voz alta y cronometrar cuánto dura. Ten en cuenta que estás leyendo, así que procura hacerlo lo más cercano posible a lo que sería contárselo a alguien. Incluso si puedes hacerlo con otra persona mejor.

Es momento de eliminar de tu primer boceto de elevator pitch todo lo que sea más insignificante, recuerda que debes ser conciso y atrayente. Deja tan solo lo fundamental.

Vuelve a leerlo y cronometrar y comprueba los avances hasta que tengas el elevator pitch definitivo, con lo que la otra persona deba saber de fijo y solo eso.

Recuerda en este punto que consiste en conseguir una siguiente reunión, entrevista… no una venta.

Practica, practica y practica

¿Sabías que dicen que la primera impresión dura unos 7 segundos?

En esos 7 segundos mágicos es donde se decide lo que viene después.

Oscar Wilde afirmaba que “No hay una segunda oportunidad para una primera impresión

Y que razón, ¿verdad?

Aunque hay aspectos que quedan fuera de tu alcance, como puede ser el mero interés que tenga de primeras esa persona que te escucha o sus experiencias previas, por ejemplo, el resto están completamente en tu mano, por ello, no debes dejarlo al azar.

Solo hay una manera de aprender y es practicando. La práctica hace al maestro.

Ahora ya tienes tu elevator pitch creado y no hay excusa para no practicarlo.

Casi todos, a día de hoy, tenemos un teléfono móvil con una buena cámara, o al menos lo suficiente como para poder grabarte y practicar hasta que te salga perfectamente.

Procura ensayar para que sea espontáneo aunque tú mismo sepas que no lo es. Las posturas deben ser naturales, no dudar en el habla…

Ya sabes, ensaya y ensaya más aún y estarás listo para ello.

Hora de llevarlo a cabo

Ya tienes listo tu elevator pitch para cualquier situación.

A partir de ahora podrás ir a eventos y hacer networking con seguridad y no tener la más mínima duda si te preguntan eso de “oye, y tú, ¿a qué te dedicas?

No tengas miedo, puede que al principio no te salga tal y como te salía a solas en casa, pero recuerda eso de que, “ningún marinero se hizo experto en un mar en calma”.

Ahora que ya sabes cómo hacer un buen elevator pitch, así que no lo procrastines y empieza hoy mismo con ello.

Pero antes, cuéntame cuál es tu opinión en los comentarios. ¿Tienes tú algún aspecto más que añadir? ¿Alguna vez has llevado acabo ya tu elevator pitch? ¿Cómo fue?  Comparte tu experiencia con todos.

Ésta es solo mi opinión. Lee, contrasta y crea la tuya.

No te lo quedes. ¡Compártelo!

COMPARTE MI POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

2 comentarios en “Cómo hacer un buen elevator pitch”

  1. Hola, Fernando!

    Qué bueno leer un post sobre comunicación en tu blog.

    Me encantan los elevator pitch, porque, en un mundo tan digitalizado como el nuestro, demuestran que todavía hoy podemos conectar con las personas sin necesidad de una pantalla de por medio.

    Para mí es esencial, además de decir quién somos, qué hacemos y por qué nosotros y no otro, tener mucha conciencia de cuáles son nuestros fuertes como comunicadores para, en esos 30-60 segundos, sacar toda la artillería pesada y no dejar margen a la duda del que nos está escuchando.

    En media hora de vídeo o de charla tenemos más que suficiente para convencer, pero en 30 segundos tenemos que condensar todo nuestro potencial para que el otro nos compre, tanto a nivel de mensaje como a nivel de comunicación verbal y no verbal.

    Si nuestro fuerte es la gesticulación de las manos, empleémosla a tope esos 30 segundos. Si es nuestro tono de voz cautivador, explotémoslo. Para eso hay que saber qué se nos da bien de forma innata, pero es un proceso que vale la pena para luego poder sorprender en estos elevator pitch.

    Un abrazo y gracias por el post!

    Irene

    • ¡Hola Irene!
      ¡Que ilusión verte por el blog!
      Efectivamente es una manera de conectar muy interesante. De hecho, no hay que olvidar que el fin del elevator pitch no es otro sino que generar ese interés en la otra persona.
      Alguien como tú, sabe mejor que yo lo importante que es la comunicación (verbal y no verbal) y todo el potencial que tiene. Como dices, en media hora podemos convencer pero ser capaz en 30 segundos de generar interés en otra persona de querer saber má,s es muy complicado y para ello hay que tenerlo muy bien preparado.
      Tengo pendiente suscribirme a tu blog, que estoy preparando el «salto» a los vídeos y se que tienes un regalo de suscripción muy interesante y que fijo que con la poca soltura que tengo, me viene muy bien. jaja.
      ¡Gracias por el comentario y por pasarte por el blog!
      ¡Esta es tu casa!
      Un saludo

Deja un comentario

Responsable » Fernando González Guaza (servidor)
Finalidad » enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte para tu emprendimiento.
Legitimación » tu consentimiento. Es decir, que estás de acuerdo.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active campaign (proveedor de email marketing de Iniciatumarketing) fuera de la UE en EEUU. Active campaign está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Active campaign. (https://help.activecampaign.com/hc/en-us/articles/218789997-Priva).
Derechos » Tienes el derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en el momento que quieras.