Establecer objetivos en nuestra vida

Si lo deseas puedes escuchar la actualización de este artículo en el episodio del podcast cómo establecer objetivos correctamente que impulsen tu éxito

     Ana: «¿Vamos a dar un paseo y tomamos algo?»

     Diego: «¡Vale! ¿Por dónde vamos y a qué bar?»

     Ana: «¡No sé! Según salga, ¿no? Empezamos a andar y por donde nos surja.»

No seré yo quien diga que no me ha ocurrido esto en más de una ocasión.

Ni seré quien opine que esté mal, aunque sea cierto que soy de las personas a las que les gusta saber a dónde van.

Pero en este caso estamos hablando de dar un paseo e ir a un bar a tomar algo después. Algo superficial, banal…

Pero… ¿qué ocurre cuando estamos hablando de irse de vacaciones? ¿O del día a día? ¿Y si se trata de nuestra vida laboral? ¿Actuamos igual?

Seguro que tú mismo sabes la respuesta.

¡Sí! ¡Claro que sí! ¡Muchas veces igual o peor!

Peor porque ni nos planteamos que vamos a “salir de casa”. Simplemente salimos.

Como ya sabrás, el mayor motivo por el que alguien no consigue lo que quiere, es que no sabe lo que quiere.

¿Eres de esas personas? ¿Sí?

Yo hasta hace un tiempo también, así que no te sientas mal. ¡El que este libre que tire la primera piedra!

Y como estás perdiendo muchos aspectos positivos… ¿Qué tal si te lo planteas, analizas lo que deseas realmente y te marcas unos objetivos para conseguirlo?

Si te interesa, permíteme echarte una mano.

establecer-objetivos

Como ya vimos en el artículo las 7 claves para conseguir éxito personal y profesional los objetivos son imprescindibles.

El 95% de las personas no nos marcamos objetivos y ello tiene un efecto muy negativo.

Dicho de otras maneras…

     Si no sabes dónde vas, ¿cómo sabrás que has llegado?

     Si no sabes lo que quieres, ¿cómo podrás ser feliz?

     Si no sabes dónde vas, acabarás en cualquier sitio.

Profesionalmente no le damos a los objetivos la importancia que tienen.

Es imprescindible que dejes de avanzar por avanzar y te pares, te tomes tu tiempo y le dediques cuanto sea necesario para pensar qué es lo que quieres en los siguientes años. Uno, tres, cinco… y marques tus objetivos por escrito.

Establecer objetivos. La vida misma

Tal vez estés pensando que todo esto ya lo tienes claro, que tú si tienes claro lo que quieres en la vida. A fin de cuentas, es de lo que estamos hablando, ¿no? Saber que se quiere en la vida y luchar por ello.

Pero ¿lo hacemos bien? Yo me lo planteaba hace tiempo.

Yo también quiero ser feliz, yo también quiero un trabajo, yo también deseo éxito personal… vamos, que yo también quiero un montón de cosas que algunos pocos consiguen, ¿dónde está la diferencia entonces respectos a esos pocos?

Pues la primera de todas en que ni lo tenía tan claro ni sabía cuáles eran mis objetivos por mucho que dijese lo contrario. Todo eso es general y subjetivo.

Cada dos por tres cambiamos de rumbo, nos centramos en lo que tenemos claro desde hace muchos años, o lo que nos han inculcado (con toda la buena intención, ¡seguro!)…

Vamos, que para mi mismo, la vida era desordenada, iba como se suele decir “a salto de mata”.

Si tú también te sientes así, quiero ayudarte.

Si deseas tener claro lo que quieres, conseguir lo que te propones y dejar de ver cómo otros pueden y tú te planteas el por qué no puedes, quiero ayudarte.

Autoconocimiento

¡Uf! ¡Otra vez sale esto del autoconocimiento! Ya hablamos de ello también en el artículo de las 7 claves para conseguir éxito personal y profesional que te comentaba antes.

¡Sí, es imprescindible! ¿Cómo vas a saber y conseguir lo que quieres si no tienes ni idea?

Tienes que tener claro lo que quieres y además saber cuáles son tus capacidades. De manera que sabrás con qué recursos cuentas y que limitaciones tienes. Y por tanto podrás, de forma correcta y consciente, establecer objetivos y sacarles todo el partido posible.

Eso sí, antes de ver qué beneficios tienen los objetivos, por qué no nos los marcamos y cómo llevarlo a cabo, debo decirte que hacerlo no conlleva implícito el éxito.

No existe la manera 100% segura de tener éxito o felicidad en la vida, pero lo que sí es muy complicado es obtenerlo sin establecer objetivos.

¿Conoces a alguna persona o empresa de éxito que no se marque metas?

Por qué son beneficiosos los objetivos

Sí, tienen muchos beneficios. Por mencionar algunos…

  • Actitud más positiva: al estar focalizado en tu meta, será más difícil que te centres en aspectos negativos.
  • Satisfacción personal: por cada pequeña meta alcanzada sentirás el placer de haber conseguido el logro y te sentirás mejor contigo mismo.
  • Control: tendrás a tu alcance en todo momento, la manera de medir en qué punto te encuentras, es decir, podrás medir tu progreso.
  • Confianza: mejora tu percepción de lo que eres capaz y con ello mejora la confianza en ti mismo.
  • Motivación: además de satisfacción personal, el logro de pequeñas metas favorece el mantener la motivación.
  • Significado: establecer objetivos da sentido y coherencia a lo que vivimos ya que nos ayuda a ordenar nuestra vida.
  • Mejora: en la evolución hacia nuestras metas, se tiene la oportunidad de aprender y desarrollar nuestras capacidades y conocimientos.

Como puedes ver, tener objetivos claros en nuestra vida no solo no es algo negativo, sino que ayuda muy mucho a tener una mejor vida.

Quizá te estés planteando entonces por qué seguimos siendo tan cazurros de negarnos a lo bueno.

Por qué no nos establecemos objetivos

No estoy en un buen momento como para ponerme objetivos

¿Qué momento hay bueno para algo? ¿Cuál es ese, que es buen momento para encontrar trabajo, pareja…? ¿Cuál es el momento ideal para casarse o tener hijos? ¿Y el momento para…?

Bueno, que no, que no existe el momento ideal para nada. No nos engañemos. No es más que una manera de echarte para atrás y cuando pasen los días, los meses o los años, lo único que harás será arrepentirte de no haber empezado antes.

Así que… ¡éste es el momento! Ni mañana ni nada. ¡Hoy!

Los objetivos son para los soñadores

Hay que ser realista y centrarse en la vida y no basarse en “es que quiero” y bobadas de esas.

¿Tú eres de los que piensan así?

Por desear, hay que desear todo lo posible, por qué no, pero los objetivos tienen que ser realistas. No es nada de soñadores. Es centrarte en lo que quieres y ser realista.

Si yo lo quiero y lo tengo claro

¡Ya! Yo y otros miles de millones de personas. ¡No lo dudes! El problema es que desear no es suficiente para conseguir lo que queremos.

Además, nos guste o no, no somos perfectos y nos debilitamos, por eso es necesario marcar los objetivos y mejor escribirlos, para tenerlos más presentes y así poder revisarlos a menudo porque tampoco nos viene nada mal.

¿Pero quién lo hace? Eso no tiene importancia

En línea con lo que te decía al principio de todo este artículo, solo el 5% de la población se pone objetivos, así que es bastante normal pensar que eso no lo hace nadie y más aún que no se conozca personas que lo hacen.

Normal que consideremos que no es una cosa importante. Pero básicamente, solo las personas que tienen objetivos son las que los alcanzan felicidad, éxito…

No sabemos cómo hacerlo

En ocasiones no sabemos cómo fijar nuestros objetivos, cuáles son los pasos que hay que dar para ello.

Incluso nos da miedo aprender a hacerlo, porque para ello deberíamos preguntar. Y si a ello, le sumamos lo de que no se ve como algo importante y que eso no lo hace nadie… llegamos a la conclusión de que ¡yo no quiero ser un bicho raro!

No son necesarios para triunfar

¿En serio? Si como profesional (y en tu propia vida personal) quieres tener éxito, es imprescindible que fijes objetivos.

¿Sabes de alguna empresa y/o persona de éxito que no establezca objetivos? Además, ¿cómo sabrás que estás consiguiendo lo que te propones si no te propones nada?

Cierto que no por establecerlos te garantizas ningún éxito. Lo primero porque eso no se puede garantizar (así que ya puedes huir de quien lo haga) Pero las posibilidades aumentan muy mucho.

Los objetivos te quitan libertad

Libertad no, pero es cierto que cuando decides estar más focalizado en lo que te propones, serás mucho más productivo pero al mismo tiempo, muchas otras cosas pasarán a un segundo plano o desaparecerán.

Tendrás que dejar a un lado otros propósitos y lanzarte a por el que te hayas marcado. Pero si quieres tener éxito, no te quedará más remedio. Hay que priorizar, no puedes querer tenerlo todo. Y no puedes marcarte docenas de objetivos.

No nos gusta el sacrificio y el esfuerzo

No suena nada bien, ¡lo sé! Pero es una realidad aunque que no nos gusta reconocerlo. Por lo general, a la mayoría nos gusta que la vida sea “fácil” y conseguir metas importantes requiere esfuerzo y hasta sacrificios.

Hay que trabajar duro para tener éxito. Y si establecemos metas, sentimos que nos estaremos comprometiendo más con ellas, así que intentamos evitarlo aunque nos suponga un menor logro.

Miedo al fracaso

No tenemos buena tolerancia al fallo. De hecho, nos han educado así. En España el fracaso está muy mal visto, al contrario que en otros países.

Si nos marcamos objetivos y no los conseguimos estaremos fracasando, así que lo que hacemos es dejarnos llevar, sin darnos cuenta que de esa manera estamos más lejos de conseguir lo que deseamos y estamos dejando nuestra vida en manos de los demás y del azar.

En esta vida no se puede conseguir todo. Tenemos que aprender a vivir con el error. Pues los milagros no existen y alcanzar tooooodas nuestras metas lo es.

Además, es mayor fracaso ni siquiera intentarlo, que el hecho ponerte metas y conseguir completamente alguna de esas metas y otras parcialmente. Lo que habrás crecido personal y profesionalmente será muchísimo más de lo que conseguirás quedándote como estás.

Con estos artículos no quiero simplemente animarte a que te “levantes del sofá” sino a que andes por ti mismo.

Así que como ya hemos dado el primer paso, ahora viene la ayuda para que seas tú quien marque sus propios objetivos.

Cómo establecer objetivos correctamente

Lo primero de todo, ni que decir tiene que la meta que te propongas, evidentemente tiene que ser tuya y no marcada por ninguna otra persona.

Ninguna tiene que ser la que deseen otras personas (tus padres, abuelos, hermanos…), lo que te hayan metido en la cabeza desde pequeño, ni las ilusiones que tengan puestas en ti otra gente, porque eso no será lo que tú deseas.

Tu vida tienes que vivirla tú, no los demás. Por tanto tienes que elegirla también tú.

¡Bien! Ya está claro, así que vamos a ello.

Debes tener bien claro qué es lo que quieres, no consiste en decir por decir, tienen que ser objetivos en función de lo que deseas, de tus prioridades…

Por tanto, debes hacerlo en un momento relajado y tranquilo, al igual que en cualquier situación en el que hay que tomar decisiones importantes.

Nunca se deben tomar en “caliente”, pues no son realistas si no basadas en ese momento de tensión. Puedes proponerte un momento que vayas a estar tranquilo y analizar lo que quieres conseguir.

Si ya tienes claro lo que quieres, es hora de empezar a redactar tu objetivo.

Características de los objetivos

Quizá ya lo sepas, pero no sirve cualquier objetivo.

Tiene que cumplir unas características.

Aquellas que conforman el acrónimo “smart”. (Specific, Measurable, Achievable, Realistic, Time bound). Específicos, Medibles, Alcanzables, Realistas y Limitados en el tiempo.

  • Específicos: Es preciso que sean concretos en lo que se quiere conseguir. Hace referencia al QUÉ.
  • Medibles: Es necesario que se pueda cuantificar y valorar su cumplimiento. Hace referencia al CUÁNTO.
  • Alcanzables: Es bueno marcarse propósitos exigentes y ambiciosos. Eso sí, si los recursos y capacidades de los que disponemos hacen ya imposible conseguirlos, nos estaremos poniendo metas inalcanzables. Hace referencia al CÓMO.
  • Realistas: No te marques utopías como objetivos, lo único que consiguen es desmotivar, por tanto, se realista.
  • Limitados en el tiempo: Hay que marcar un plazo. Hace referencia al CUÁNDO. Es preciso establecer una fecha concreta, que además te ayudará a planificar, pensar y trabajar para lograrlo.

Ejemplo de objetivo

Objetivo No SMART: Conseguir adelgazar mucho y estar más sano.

Objetivo SMART: Adelgazar 20 kilos en un periodo de un año, acudiendo al gimnasio 5 días a la semana, 2 horas al día, para realizar ejercicios aeróbicos y musculación.

Vale, ya tenemos claro cuáles son las características que debe cumplir un objetivo bien redactado, pero… ¿y si mi objetivo es muy general?

Objetivos específicos

A menudo ocurre que el objetivo que tenemos es muy amplio y por tanto, lo único que habrá que hacer es marcar metas más específicas en torno a ese objetivo que has establecido.

Por ejemplo, si mi objetivo como hemos dicho antes es “adelgazar 20 kilos en un periodo de un año, acudiendo al gimnasio 5 días a la semana, 2 horas al día, para realizar ejercicios aeróbicos y musculación” evidentemente es una meta muy ambiciosa y amplia.

Lo mejor que puedo hacer es fijar metas más pequeñas para llegar a alcanzar ese objetivo general.

Además, esto ayudará a mantener claro mi fin así como a conservar la motivación, pues una dificultad que se da en las metas grandes es no decaer.

Por último, lo que te queda por hacer es fijar un plan de acción con esos pasos que vas a realizar para conseguirlo.

Además, te ayudará el que todo ello lo pongas por escrito de manera que sea visible y fácil de recordar día a día. Ponlo en un lugar al que accedas todos los días, como por ejemplo en una libreta, tablón… para que lo leas al principio del día.

E incluso, si lo deseas, hacer a otras personas partícipes de tus intenciones, pues el hecho de contarlo, nos hace mantener más nuestro compromiso. Esas personas seguramente te ayuden a mantenerte en el camino.

Resumiendo

A lo largo del artículo hemos hablado de la importancia y los beneficios que tiene establecer objetivos, cuales son los motivos por lo que no lo hacemos y, por último, cómo establecer objetivos correctamente.

Con todo ello quiero poder ayudarte a tener todos estos aspectos mucho más claros. Pero la teoría no sirve de nada sin la práctica.

Y ahora sí, solo queda el único paso que determinará tu éxito, PASAR A LA ACCIÓN.

Por mucho que hayas hecho todo lo anterior, nada sucede si no te pones en movimiento. Pensar, planificar, escribir… es importante, pero lo más relevante es actuar.

Cuéntame en el hilo de comentarios tu opinión y que dificultades te encuentras a la hora de marcar tus metas y estaré encantado de ayudarte.

Recuerda comparte con todos tus contactos el artículo en las redes sociales para poder ayudar a cuantas más personas mejor.

Ésta es solo mi opinión. ¡Lee, contrasta y crea la tuya! 😉

Puedes escuchar el episodio del podcast en relación a este artículo aquí

COMPARTE MI POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario

Responsable » Fernando González Guaza (servidor)
Finalidad » enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte para tu emprendimiento.
Legitimación » tu consentimiento. Es decir, que estás de acuerdo.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active campaign (proveedor de email marketing de Iniciatumarketing) fuera de la UE en EEUU. Active campaign está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Active campaign. (https://help.activecampaign.com/hc/en-us/articles/218789997-Priva).
Derechos » Tienes el derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en el momento que quieras.