No mueras en vida

No mueras en vida

¿Cuánto te han pagado por renunciar a tus sueños?

¿Qué es lo que ganas perdiendo tu tiempo?

¿Acaso la vida es vida si no la estás viviendo?

Desde el momento que nacemos estamos un segundo más cerca de nuestra muerte.

Eso es impepinable para ti, para mí y para cualquier otro ser vivo y sin embargo… vivimos como si fuésemos a vivir eternamente.

Desperdiciamos nuestro tiempo invirtiéndolo en hacer cosas que o bien nos alejan de aquello que realmente deseamos o bien nos lo quitan porque harán que muramos antes.

Tal vez te suene duro y poco políticamente correcto, pero es así.

¿Acaso a ti no te han educado así? Si es que se le puede llamar educación.

¿Cuántos días de tu vida te has levantado por la mañana deseando que no sonase el despertador para tener que ir a estudiar algo que no te llamaba lo más mínimo la atención?

Sí, la educación es necesaria. Pero, ¿este tipo de educación que lleva siendo la misma décadas y décadas?

La vida cambia, la vida evoluciona… y sin embargo tú estudiaste las mismas asignaturas que estudiaban tus padres, las que estudian tus hijos… Y para más “narices” ni tus padres, ni tú, ni tus hijos (ni yo el primero) encontraréis razón de ser de muchos aprendizajes que hicisteis, porque habrá que ver en qué momento de la vida te sirve haber aprendido muchas de esas cosas.

O por ejemplo, ¿cuántos son los días que te levantas teniendo que ir a un trabajo que no te gusta, en el cual lo que haces es únicamente por obligación, para conseguir un dinero mensual? Vamos, que es únicamente por dinero.

Peor, ¿cuánto tiempo y esfuerzo has invertido en conseguir ese trabajo que no te gusta y al que vas solo por dinero? Y lo peor de todo… ¿cuánto tiempo vas a invertir en trabajar en ese trabajo por un dinero que encima no te hace sentir ni siquiera bien ni valorado?

¿Y todo esto por qué?

¿Para poder comprarte una casa e hipotecarte, poder casarte, poder tener unos días de vacaciones en verano, para poder tener seguridad o poder formar una familia a la que enseñar ese mismo estilo de vida…?

Todo por un montón de creencias estúpidas que desde bien pequeñitos nos van metiendo en la cabeza y que al final hacen que, desde que nacemos, poco a poco vayamos perdiendo nuestra esencia.

O en realidad, más que perdiéndola, dejándola olvidada en un rinconcito a base de frases lapidarias como “es por tu bien”, “cuando seas mayor me lo agradecerás”, “tienes que ganarte la vida”, “las cosas son así”, “al trabajo se va a trabajar y no a disfrutar”, “tienes que ser una persona de provecho”, “ya tendrás momento de divertirte”…

Ya vendrán tiempos mejores

Vale, es cierto, seguro que ya vendrán tiempos mejores.

O al menos esa es la excusa que nos ponemos.

¡Una de ellas!

Y nos la ponemos porque también es lo que llevamos escuchando desde pequeños. ¡Dime que no se lo has escuchado a tus padres o a tus abuelos!

Ya habrá tiempo de disfrutar”, “ya pasará la crisis”, “ya disfrutaré cuando me jubile”, “ya descansaré otro día”. Ya, ya, ya…

Y al final, ¿qué? ¿Ya te llegó?

Quizá tú sí que hayas tenido la suerte de que estudiaste algo que más menos te gustaba, acertaste siendo tan joven con lo que realmente querías, conseguiste un trabajo que no te disgusta excesivamente y que te permite casarte, pagar tu hipoteca o alquiler, tener tus vacaciones anuales…

¿Y? ¿Vas a pasarte así los siguientes 25, 30 ,35… años? Levantándote cada mañana para conseguir un sueldo con el que pagar tus caprichos, tu casa, tu coche, tus vacaciones esas semanas estipuladas…

¿Vas a seguir mirando por la ventana de ese trabajo en el que has de ganarte la vida, viendo ese día soleado y que tú no puedes disfrutar porque tu horario es el mismo que el del 90% de la población? ¡Qué casualidad! ¿verdad?

¿O perdiendo la oportunidad de esa vez que por fin nieva en tu ciudad pero tú, si tú, elegiste seguridad antes que libertad? ¿o fue miedo antes que sueños?

Ahora ya en serio…

¿Cuánto tiempo piensas que te queda?

Yo no soy adivino y la verdad que no tengo ni idea si mi “momento” llegará dentro de 5 minutos o de 5 décadas. Ya tuve la suerte y la desgracia de ver que en cualquier momento la vida te puede tanto dar un aviso mortal como una segunda oportunidad.

Puede que mañana sea demasiado tarde para empezar a vivir la vida que sueñas. Levantarte por las mañanas con un sueño verdadero. No ese con el que te levantas porque no han sido suficientes horas en la cama o porque el descanso no es lo suficiente fructífero. ¡NO!

Un sueño verdadero de esos que tienes con los ojos abiertos, un sueño verdadero que sale de dentro de tu corazón, de tu esencia, el que te lleva a vivir la vida que realmente deseas y te hace coger las riendas de ella, olvidándote de tantos dichos tan populares como erróneos respecto a tu alimentación, a tu horario de descanso, a tus posibles vacaciones o tu estilo conyugal…

Es momento de ser auténtico y sacar la esencia que tienes dentro, porque siento recordártelo, pero estamos aquí de paso. Pocas personas tienen la suerte de tener una segunda oportunidad y sin embargo, tú la tienes. ¡Ahora la tienes!

¡No, no es tarde! ¡Tampoco sencillo, por supuesto! Todavía tienes vida por delante que vivir. Ni tú, ni yo ni nadie sabemos cuánta vida, ni podemos controlar eso pero lo que si podemos controlar es cómo vivimos esa vida.

Cómo te levantas por las mañanas, qué desayunas, en qué trabajas, con quien te relacionas, cuándo viajas, cuánto duermes o en qué inviertes tu dinero…

Todo lo demás, es vivir como un zombi, simplemente siguiendo lo que otros han dictado para ti.

Levantándote cuando dicen que deberías levantarte, trabajando en lo que otros consideran que sería bueno para ti, comiendo lo que dicen que debes comer o yéndote de vacaciones cuando “debes irte de vacaciones” o simplemente no pudiendo disfrutar de un paseo un día primaveral y tomar un café en una terraza de tu ciudad.

¡Es tu vida! ¡Es tu vida! Sí, te lo repito una tercera vez, ¡es tu vida! Tú eres el dueño de ella, con sus pros y sus contras. Con sus dificultades de hacerte dueño de ella y con los beneficios que conlleva.

Olvídate de delegarla en manos de terceros antes de que llegue el momento en que te arrepientas y te des cuenta de que aquí estamos de paso.

Todas esas horas que echaste de más haciendo trabajos que te aburrían, estando en lugares que no te apetecía estar ÚNICAMENTE porque estando allí al final de mes te darían un dinero a cambio y haciéndole trampas al jefe para mientras no trabajar.

O pasando los minutos con personas que no te apetecía o incluso invitando a tu boda a personas con las que por la calle ni te pararías a saludar…

¡No vas a estar aquí eternamente!

No sé si a ti te quedan por vivir docenas de años o solo unas docenas de días.

Lo que sí sé es que cuando llegue el final, como nos pasará a todos, cuando llegue el momento de despedirse de aquí, querrás haber aprovechado el tiempo en todo aquello con lo que soñabas desde niño, con las personas que sí querías haber estado, haberte atrevido a compartir más tus sentimientos o no haber trabajado tanto o tan duro y sí disfrutado.

Pero por encima de todo, haber tenido el valor de serte fiel a ti mismo y vivir una vida acorde a tus sueños y no a lo que otros querían de ti.

Y lo sé, porque al final todos lo deseamos. Quizá ese no sea el orden tuyo de “arrepentimientos” pero sino… será muy parecido.

¡Hoy es un gran día! ¡Estás aquí, estás vivo, estás en el mejor momento para ello!

Da igual como haya sido tu pasado, porque tu pasado no es tu futuro, tu futuro no está escrito. ¡De verdad! Tu futuro no existe, tu futuro lo creas con tu presente.

No mueras en vida y pases por este mundo sin dejar tu legado en él. Porque dentro de ti hay una esencia con la que naciste, algo extraordinario que solo tú tienes y que el mundo se merece ver.

Olvida todas esas creencias erróneas que desde pequeño te enseñaron y sé fiel a tus sueños viviendo la vida que has venido a vivir, porque el tiempo aquí no es eterno.

Atrévete a mirar dentro de ti, a descubrir todo lo maravilloso que llevas dentro, a buscar la felicidad en el único lugar donde se encuentra y…NO MUERAS EN VIDA.

COMPARTE MI POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario

Responsable » Fernando González Guaza (servidor)
Finalidad » enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte para tu emprendimiento.
Legitimación » tu consentimiento. Es decir, que estás de acuerdo.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active campaign (proveedor de email marketing de Iniciatumarketing) fuera de la UE en EEUU. Active campaign está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Active campaign. (https://help.activecampaign.com/hc/en-us/articles/218789997-Priva).
Derechos » Tienes el derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en el momento que quieras.