Sin confianza no tienes nada que hacer

Si lo prefieres puedes escucharlo en iTunesiVoox o Spotify

Episodio 009 Emprendimiento & Éxito. El podcast para emprendedores digitales

¿Qué te pareció la entrevista de la semana pasada a Ángel Álegre?

Si no tuviste oportunidad de escucharla (o verla que ya sabes que las entrevistas las hay en vídeo) puedes hacerlo aquí.

Una semana más me pongo en solitario delante del micrófono para hablarte de un tema que aunque ya traté en el blog hace un par de años quería retomar.

De hecho, debajo del reproductor del podcast tendrás en texto el artículo por si te apetece echarle un vistazo.

El otro día una persona me escribía y me preguntaba «¿Qué has hecho para conseguir que Antonio G. y Omar de la Fuente graben juntos un vídeo hablando de ti?».

Y no es la primera vez que me preguntan cosas de esas o de otro estilo tipo «¿Cómo has conseguido comer a solas con…?» «¿Qué has hecho para poder hablar por skype con…?».

Y la verdad es que, además de darme reparo ese tipo de preguntas pues quien me conoce sabe que soy tímido y por lo general incluso me avergüenza que me pregunten ese tipo de cosas, no sabía contestar más que un «No sé, habré tenido suerte».

Pero hoy creo que una de las respuestas es confianza.

Sí, digo una, porque considero que es una mezcla de diversos factores. Pero es verdad que sin confianza en las relaciones… ¡es imposible! Y al emprender (y en la vida en general) sin confianza no tienes nada que hacer.

Y de ello me dí cuenta, aunque pueda parecerte que no tiene relación al escuchar un podcast de Víctor Martín entrevistando a Luis Eduardo Barón sobre la venta.

Pero todo ello te lo cuento en el podcast de hoy.

¿Preparado?

 

Sí, lo confieso. Soy un devorador de podcast.

Bueno, quizá no sea nada sorprendente que alguien que ha creado un podcast lo sea, ¿no? Pero en realidad soy un devorador de audio en general.

Paso vídeos de cursos a audio para escucharlos, los vídeos de charlas de youtube o de entrevistas los convierto también en mp3, audiolibros… y por supuesto todos los podcast de crecimiento personal, marketing online, salud… y otros tantos que escucho.

Empezando por todos los episodios del que para mí es mi mentor en todo esto del podcasting, Oscar Feito y su Academia de marketing online, podcast que por cierto si no sigues lo siguiente a escuchar este episodio sería ir corriendo a itunes y suscribirte.

U otros muchos como el de Víctor Martín, José Miguel García, Antonio G., Franck Scipion o Marcos Vazquez por ejemplo.

Como puedes ver, esto de la formación en formato audible lo llevo al extremo. Jaja.

Y como no doy abasto con tanto y tan buen contenido, el otro día escuchaba una entrevista que tenía pendiente que en este caso le hacía Víctor Martín a Luis Eduardo Barón. Muy recomendable todo sea dicho.

El caso es que hubo un momento en especial de la conversación que me impacto. Luis Eduardo Barón comentaba como en cierta ocasión en un evento presencial ofreció un producto de 1.500 dólares por 500 dólares sin contar ni tan siquiera lo que iba a venderles.

Y los primeros que lo comprasen además les daría un regalo especial. El resultado fue que 20 personas se levantaron para comprar sin ni tan siquiera saber qué iban a comprar.

Y posteriormente, a lo largo de la charla otras 10 personas compraron también sin volver ni a mencionarlo.

¿Extraño verdad? ¿Qué puede hacer que alguien abra la cartera para soltar nada menos que 500 dólares sin saber ni lo que vas a recibir?

Pues muy sencillo, lo que es la base de todos los negocios, en especial la venta. La confianza.

Era tal la confianza que las personas tenían en él que compraron con los ojos cerrados.

Da que pensar, ¿verdad?

Confianza.

¿Alguna vez has hecho el juego ese de dejarte caer hacia atrás mientras otra persona (o personas) te sujetará para que no te des ningún golpe?

Es uno de esos juegos tan típicos de confianza.

¿Lo harías con la primera persona que te presentasen por la calle y a la que no conoces de nada?

Habrá respuestas para todo, por supuesto, pero entiendo que en la mayoría de los casos dirías que no.

¿Por qué?

Tan simple porque no lo conoces, no confías en esa persona.

Incluso, aunque seas de los que creen que el ser humano es bueno por naturaleza, no tienes ni idea de cómo actuaría.

Pues lo mismo sucede en cualquier ámbito de la vida.

Y en la vida laboral no es diferente.

La confianza es importantísima.

Tanto la confianza en ti mismo como la que los demás tengan en ti.

Ambas son imprescindibles.

Pero hoy solo quiero hablarte de la confianza de los demás en ti.

¿Se pide? ¿Se compra? ¿Se gana?…

Estamos más acostumbrados a algo tan absurdo como que la confianza se pide.

No paramos de ver en la televisión a políticos que dicen eso de “Confíen en mí”. ¡Cómo si fuese tan fácil!

Da igual que al mismo tiempo tengan la mano metida en un saco con el signo del Euro.

Pero no te engañes, a ti no te va a servir. No es así de fácil.

¡La confianza no se pide, se gana!

¿Crees que alguien te va a ofrecer un puesto en su empresa que tanto esfuerzo le ha costado crear, simplemente porque tú le digas eso de “porque yo lo valgo”?

Es cierto que parece que es lo que hacemos muchas veces cuando enviamos un curriculum.

Yo al menos he cometido anteriormente ese error muchas veces.

Pero seamos sinceros, si no tienes nada detrás que sustente, demuestre, constate… de alguna manera que se puede confiar en ti… tienes las mismas posibilidades (o parecidas) que de que te toque la lotería.

Confianza y marca personal

Si estás hasta las narices de ese trabajo que no te satisface y quieres conseguir el trabajo de tus sueños, o simplemente tu trabajo ideal (por no ser tan filosófico) lo mejor es que comiences a gestionar tu marca personal.

Para ello, la confianza es la base.

Puedes tener en cuenta tu imagen, procurar una diferenciación… pero sin confianza… no hay nada que hacer.

Como te digo, es la base sobre lo que se asienta todo lo demás.

No me gusta unir marca personal a marcas artificiales (como son las de muchas “celebridades”) o marcas comerciales, pero por explicarme mejor…

¿Qué le sucedió a Volkswagen? Hace tiempo engañó en su producto y eso hizo que se tambalease.

Sigue teniendo una imagen fantástica, es un producto diferente, no será porque no tenga visibilidad… sin embargo, todo eso en aquel momento no importó nada, porque muchos de sus clientes o los que iban a serlo perdieron la confianza.

¿La imagen es importante? ¡sí! Aunque a ti y a mi dudo que nos vayan a ofrecer un trabajo (sea del tipo de que sea) por nuestra cara bonita.

¿La visibilidad es necesaria? ¡Muchísimo! Si te metes en una cueva… ¡lo tendrás llevas difícil!

Pero la credibilidad es fundamental. Tienes que inspirar seguridad.

Confianza y los blogs

El blog es una herramienta fundamental como profesional.

¡Eso ya te lo he dicho muchas veces!

Olvídate ya del curriculum, en la medida de lo posible, puesto que hay empresas que siguen pidiéndotelo. Recuerda, que no es la manera más idónea de mostrar tu profesionalidad.

Eso sí, de hacerlo, hacerlo bien.

Pero el blog… ¡qué mejor lugar para generar confianza!

Tu casa en internet.

Como profesional, tu credibilidad va a ser clave a la hora de conseguir ese proyecto, ese puesto… porque aumentas las opciones que tienes.

El curriculum es un medio por el que simplemente dices qué harías, además de que solo haces uso de él en los momentos de necesidad.

El blog muestra lo que haces. En todo momento.

No es algo de un día puntual para solicitar algo, sino una trayectoria. Y en él podrás generar la confianza necesaria mediante diferentes acciones.

Confianza y vender

He empezado hablándote de todo esto de la confianza a raíz de ese episodio en el que Luis Eduardo Barón hablaba de ese producto que vendía en la conferencia sin ni siquiera explicar que iba a vender.

Y es que los profesionales tenemos que vender nuestros productos o servicios.

Independientemente de que quieras ofertárselos a una sola empresa o varias, con contrato o por tu cuenta, a varios profesionales autónomos, a muchas personas mediante infoproductos que tan de moda están o meramente tus servicios. Todo eso es independiente.

Los profesionales tenemos que vender nuestros productos o servicios.

Independientemente de que quieras ofertarlos a una sola empresa o varias, con contrato o por tu cuenta, a varios profesionales autónomos… Todo eso es independiente.

Pero vender sin que las personas tengan confianza en ti… ¡es dificilísimo!

Por eso vender a puerta fría es tan complicado. ¡Nadie te conoce! Lo cual puedes solucionar con tu blog.

¡Sé honesto! Cuando tú mismo no lo haces, ¿por qué otro lo haría contigo?

¿Por qué voy a comprarte lo que vendes si no sé que eres de confianza?

A todos nos cuesta ganar el dinero como para tirarlo de cualquier manera.

¿En qué te basas tú la mayoría de las veces para comprar algo? Pongamos un ejemplo.

Necesitas vino para llevar a una cena con los padres de tu novia, vas al supermercado y… ¿qué vino elijes? Está uno de marca blanca y otro de marca de “confianza”.

Habrá quien se arriesgue y diga, “el de marca blanca y verás como a partir de hoy se acuerdan de mi”. Pero los menos aventureros, como yo, llevaríamos el de confianza.

¿Y si el ejemplo lo ponemos con algo que es más comprometido? Necesitas una operación de rodilla, ¿cirujano desconocido o cirujano de confianza?

Como en el otro ejemplo habrá algún temerario atrevido, pero casi todos sabemos que sin confianza no nos metemos en un quirófano.

¿Cómo generar confianza?

Estamos de acuerdo en que sin confianza todo se complica mucho. Por eso es importante que hagas cosas que ayuden a aumentarla.

Demostración y visibilidad

La manera más sencilla de que la gente confíe en ti es demostrar.

Recuerda, ¡no te tires un farol, muestra tus luces!

Ofrece muestras de tu trabajo, de lo que eres capaz de hacer.

Y para ello como decíamos si tienes un negocio online, tu blog es el mejor lugar para ello, pero también pueden ser las redes sociales, mediante vídeos en un canal de youtube, con un portfolio…

Hoy en día existen muchas maneras de dar a conocer lo que eres capaz.

Hace años no había las facilidades que tenemos hoy gracias al mundo 2.0. No dejes de aprovecharlas.

Y, por supuesto, tampoco te olvides que sigue habiendo medios y vida fuera del mundo on-line.

Fiabilidad

Que tu trabajo esté bien hecho refuerza la confianza. ¡Es obvio! Y es en este buen trabajo en lo que se fundamenta.

En esa misma entrevista de la que te llevo hablando desde el comienzo del episodio de hoy, el propio Luis Eduardo Barón mencionaba como la gente había comprado su producto por el mero hecho de que se fiaban de él sin ni siquiera saber qué estaban comprando.

Que el resto de personas tenga una imagen de ti que diga “si es de… “X” es bueno” (y aquí obviamente por la X tendrías que poder poner tu nombre)

Cuanto más tiempo lleves “a tus espaldas” realizando una buena labor, mejor marca personal tendrás y mayor será la confianza que las demás personas tendrán en ti.

Coherencia

No caigas en un renuncio.

Evidentemente, todos podemos meter la pata.

Aunque te hable de fiabilidad, nadie es perfecto y eso no va a matar tu marca personal y dilapidar la confianza. De hecho es difícil por no decir imposible no meterla nunca. Puedes equivocarte, pedir disculpas y solucionarlo.

Eso sí, no puedes cagarla en la coherencia. Eso solo sirve para los políticos y demás especímenes. Para la gente de “a pie” la mentira mata la credibilidad.

Testimonios

Contar y mostrar lo que haces refuerza tu marca personal y genera confianza, pero no hay nada mejor que el que sean otros quienes lo digan.

Las recomendaciones de terceras personas son un refuerzo de tu marca muy fuerte. Sobre todo si éstas vienen de parte de profesionales que están en un nivel superior al tuyo.

¡Todo ello genera credibilidad!

Estoy convencido que a día de hoy habrás visto webs y más webs, sobre todo de emprendedores online, entre los que me incluyo, con diferentes testimonios ya sea de clientes, de otros profesionales…

Si quieres ver un ejemplo, te invito a que visites iniciatumarketing.com y en la propia home de la web verás un ejemplo de testimonio en vídeo que tengo de dos de mis referentes.

Como puedes ver, generar confianza no es sencillo, pues no se consigue de la noche a la mañana, pero es totalmente factible.

Recuerda, como siempre te digo que los negocios se realizan entre personas y en cualquier tipo de relación entre personas, la confianza es la base.

Venga, dime, ¿qué opinas? ¡No me dejes solo en los comentarios! ¿Qué más maneras consideras tú para generar confianza?

Recuerda, ésta es solo mi opinión. ¡Lee, contrasta y crea la tuya!

COMPARTE MI POST

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email

Deja un comentario

Responsable » Fernando González Guaza (servidor)
Finalidad » enviarte mis nuevos contenidos y lo que vea que puede interesarte para tu emprendimiento.
Legitimación » tu consentimiento. Es decir, que estás de acuerdo.
Destinatarios » los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de Active campaign (proveedor de email marketing de Iniciatumarketing) fuera de la UE en EEUU. Active campaign está acogido al acuerdo EU-US Privacy Shield, cuya información está disponible aqui, aprobado por el Comité Europeo de Protección de Datos. Ver política de privacidad de Active campaign. (https://help.activecampaign.com/hc/en-us/articles/218789997-Priva).
Derechos » Tienes el derecho a acceder, rectificar, limitar y suprimir tus datos en el momento que quieras.